Mario Celano Meyer

Fundador & Director

Oriundo de Rosario (Departamento de Colonia) estudió Análisis y Programación en la Universidad ORT y dió sus primeros pasos laborales en 1990 como programador en CAMEC, hasta descubrir que emprender era su vocación.

En 1995 quema las naves con la intención de fundar su propia empresa. Mientras, vendió hardware, software, dio clases, fundó y dirigió un instituto de informática (CTC-ORT), hasta propinarse un “auto-cachetazo” y darse cuenta que estaba postergando su sueño. Quema entonces las naves por segunda vez (nótese la piromanía persistente) vendiendo el Instituto a un amigo y dedicándose por completo a la programación de lo que sería LIBRA, su primer software para PyMEs. Nace así Zetasoftware, un 15 de Junio del 2000.

Visionario y pionero de “la nube” en Uruguay, alinea el “Zetamundo” hacia ese paradigma, lo que acompañado del éxito empresarial le ha valido el reconocimiento de la ANII como Innovador del Año 2011 e Innovador por Mención del Público 2012. En el año 2014 recibe el Premio Morosoli en el rubro Informática por el aporte realizado desde el 2007 al paradigma del software en la nube.

Uruguayo asintomático, sedentariamente inquieto, padece la “glotonería del emprendedor” (todo es prioritario, todo es para “ayer”) la cual se proyecta en el mundo material con la misma urgencia en devorar lo que aparezca en un plato.

Experto en el “monólogo dialógico” (cuando tiene una idea, la repite y elabora mientras aparenta conversar contigo pero realmente está hablando con él mismo) el cuál suele practicar sábados y domingos a horas que otros pudieran dedicar a menesteres más mundanos. Esto no evita que sea también amante (y mucho) de la discusión y el debate multilateral.

Siempre presto a enfrentar el reto de entender cómo hacer café o cerrar correctamente la bolsa de azúcar. Cuando se enoja, se enoja pero se desenoja con igual facilidad ante el argumento preciso o incluso el aburrimiento.

Optimista por naturaleza, crítico, reflexivo y disimuladamente sensible. Le encantan las historias, (leerlas, escucharlas, contarlas) propias y ajenas, por lo que participa de forma activa como columnista en el Suplemento Emprendedores del diario El Observador.

Melómano ecléctico, aunque su banda preferida ha sido siempre Pink Floyd, lector obsesivo (actualmente cautivado por Sándor Márai), y fanático del cine (Cinema Paradiso su favorita).

Cree que el futuro recién empieza, y que lo mejor está por venir. Su actitud ante la vida es que no hay mal que por bien no venga. Su frase favorita es que para encontrarse, primero hay que perderse.

Desde el 2011 vive en Montevideo junto a Paola (su esposa), Franco (su hijo), Chito (…), y Zetasoftware (su creación).

Escribe y presiona Enter para buscar