Reglas de lo Gratis: Los 10 principios para pensar en la abundancia

Reglas de lo Gratis: Los 10 principios para pensar en la abundancia

1 – Si es digital, antes o después será gratis. 
En un mercado competitivo, los precios caen hasta el costo marginal.
Internet es el mercado más competitivo que el mundo haya visto nunca, y el costo marginal de las tecnologías que lo sustentan -procesamiento, envío de datos y almacenamiento- cada año se acerca más al costo cero. Lo gratuito no es sólo una opción sino algo inevitable. Los bits quieren ser libres.

2 – Los átomos también querrían ser gratuitos, pero no son tan agresivos al respecto.
Fuera del mundo digital, los costos marginales raras veces caen hasta cero. Pero lo gratuito es tan atractivo psicológicamente que los vendedores siempre habrán de encontrar formas de invocarlo redefiniendo sus negocios para hacer que algunos artículos sean gratis al tiempo que venden otros. Esto no es auténticamente gratis -usted pagará probablemente antes o después- pero es igual de fascinante. Hoy, extendiendo creativamente la definición de su industria, empresas como las líneas aéreas o las automovilísticas han encontrado formas de hacer que su producto principal sea gratuito a base de vender otras cosas.

3 – Lo Gratis no se puede detener.
En el mundo digital puedes tratar de neutralizar a lo Gratis mediante leyes y bloqueos, pero finalmente la fuerza de la gravedad económica ganará. Eso significa que si lo único que impide a su producto ser gratuito es un código secreto, o una amenaza espeluznante, puede estar usted seguro de que hay alguien por ahí lo va a derrotar. Rescate lo gratuito de los piratas y venda versiones actualizadas.

4 – Se puede ganar dinero con lo Gratis.
La gente pagará por ahorrar tiempo, la gente pagará por reducir el riesgo, la gente pagará por las cosas que le gustan, la gente pagará por estatus, la gente pagará si usted se lo proporciona. Hay incontables vías de hacer dinero a costa de lo Gratis. Lo Gratis abre puertas y llega a clientes nuevos. Y eso no significa que usted no pueda cobrarles a algunos de ellos.

5 – Redefina su mercado.
Los competidores de Ryanair estaban en el negocio de la venta de asientos.  Ryanair, en cambio, decidió meterse en el negocio de viajar. La diferencia: hay docenas de vías para ganar dinero con los viajes, desde el alquiler de coches a las subvenciones por parte de destinos hambrientos de turistas.  Ryanair puso sus asientos baratos, casi gratis, para hacer más dinero en torno a ellos.

6 – Rebajar.
Si el costo de algo está rozando el cero, lo Gratis sólo es cuestión de “cuándo”, no de si “llegará”. ¿Por qué no hacerlo el primero antes de que alguien más lo haga? El primero en lo Gratis atrae la atención, y siempre hay formas de convertir eso en dinero. ¿Qué tiene usted hoy para ofrecer gratis?

7 – Antes o después usted competirá con lo gratuito.

Ya sea a través de las  subvenciones cruzadas o del software, alguien en su negocio va a encontrar la forma de ofrecer gratis aquello por lo que usted cobra. Puede que no sea exactamente la misma cosa, pero un descuento de precio 100% puede que importe más. Su opción: iguale ese precio y venda algo más, o asegúrese de que la diferencia en calidad es superior a la diferencia de precio.

8 – Acepte el derroche.

Si algo se está poniendo demasiado barato para contabilizarlo, deje de contabilizarlo. Desde tarifas planas a no cobrar tarifas, las empresas más innovadores son aquellas que se aperciben de en qué dirección van los precios y toman la delantera. “Su buzón de voz está lleno” es el estertor de muerte de una industria aferrada al modelo de la escasez en un mundo de capacidad abundante.

9 – Lo Gratis da más valor a otras cosas.
Cada abundancia crea una escasez.  Hace cien años la oferta del ocio era escasa y había montones de tiempo; hoy es al contrario. Cuando un producto o servicio pasa a ser gratis, el valor se traslada al estrato superior. Vaya allí.

10 – Gestione la abundancia, no la escasez.
Allí donde los recursos son escasos, también son caros: hay que tener cuidado de cómo se manejan. De ahí la gestión tradicional de arriba abajo, que se basa en el control para evitar errores costosos. Pero cuando los recursos son baratos, no hay que gestionarlos de la misma forma. Según se van digitalizando las funciones de los negocios, éstas también pueden hacerse más independientes sin riesgo de hundir la casa matriz.

 

…y a propósito, ZetaCuentas es gratis! 

Noticias recientes

Dejar un comentario

Escribe y presiona Enter para buscar